Nos dirigimos a todas aquellas personas que se encuentren en una situación que les impida satisfacer sus necesidades personales y sociales por sus propios medios, y requieran atención y apoyo para continuar en su entorno habitual:

 

  • Personas que precisan un apoyo temporal: requieren atención domiciliaria durante un corto espacio de tiempo (post-operatorio, pos-parto, caídas…).
  • Enfermos con patología crónica: afectadas por procesos crónicos neurológicos, respiratorios, reumatológicos y otros.
  • Enfermos terminales: pacientes con neoplasias u otras enfermedades en estado terminal.
  • Demencias: personas con estado cognitivo deteriorado de forma permanente.
  • Grupos de riesgo: personas inmersas en una situación de  soledad y aislamiento, edad, déficit de movilidad…
  • Discapacitados: personas con un grado de dependencia que requieran atención domiciliaria.
  • Familiares con personas dependientes a su cargo: apoyo a quienes requieran compatibilizar la vida familiar y laboral.